Seguro que muchas veces que has entrado en una vivienda has notado que la puerta de portal pesaba demasiado. O, en otras ocasiones, que se cerraba de un portazo o por el contrario se quedaba a medio camino sin llegar a cerrarse. Esto es un problema para la seguridad y comodidad de todos los vecinos. Si tienes este problema en tu propia comunidad, tenemos una buena noticia. Y es que pese a que las puertas de hierro siempre van a ser pesadas, hay algunos elementos que pueden evitar su dificultad al abrirla y convertirla en una puerta más manejable por todos los vecinos.

El motivo por el que las puertas de exterior son tan pesadas

Las puertas de portal o de exterior, es decir, las que conectan la vivienda con la vía pública, suelen contar con una especie de ruedas que se denominan pernios y son el elemento que permite que se abran fácilmente. Sin embargo, hay veces que el paso del tiempo y la ausencia de engrasar este material, provoca que los pernios se desgasten.

Las puertas de hierro o metal son de por sí muy pesadas, y tan solo conseguiremos facilitar su manejo si cuidamos estos pernios y los escogemos de calidad. En Ateco, por ejemplo, optamos por unos casquillos de rodamientos sobre los que montamos el pernio, que girará sobre estos. Para su mantenimiento, tan solo hay que engrasar estos casquillos que, además, cuentan con una perforación previa que hará mucho más cómodo y sencillo este proceso.

El otro motivo por el que una puerta de portal puede resultar de difícil manejo es por su muelle hidráulico. Esta pieza actúa como un motor para facilitar el movimiento de la puerta. El problema es que hay instalaciones que no miden previamente el tamaño y el peso de la hoja en comparación con la puerta, y por eso esta pieza ofrece resistencia a la puerta al abrirse. Además, si están fabricadas con materiales de menor calidad, las temperaturas afectarán a su estado y no encajarán perfectamente.

Como empresa de especialistas en puertas de exterior, siempre medimos previamente el espacio y analizamos el peso y tamaño de la puerta para que la instalación y el movimiento de sus elementos complementarios sean los adecuados a las características de cada puerta.

Soluciones para una puerta de portal manejable

Todos hemos vivido en alguna comunidad de vecinos en la que las quejas sobre la puerta de portal eran abundantes: pesa demasiado, no se cierra bien, se cierra de un portazo… Y la única solución, y la más recomendable si queremos que nuestra puerta dure en perfecto estado durante muchos años, es contar con especialistas del sector.

Ellos se encargarán de:

  • Asegurarse de que el “cierra puertas” cuenta con el regulador de fuerza adecuado al peso y tamaño de la puerta.
  • Asegurarse de que los elementos estén fabricados con el material necesario para que los cambios de temperatura no afecten a la constitución del mismo, provocando los molestos portazos o que, en su defecto, se quede la puerta entornada.
  • Facilitar el acceso a través de la puerta de portal a personas de mayor edad o que puedan presentar dificultades para abrir la puerta. Los especialistas deben garantizar que pueda manejarse con suavidad.
  • Si la puerta de portal se encuentra en una comunidad con muchos vecinos o de mayor tránsito, es imprescindible escoger un material que garantice y alargue su vida útil.
  • Los expertos garantizarán que la elección para tu puerta de comunidad sea la que mayor seguridad y comodidad proporcione para vuestra tranquilidad y calidad de vida.

Si tienes dudas acerca del cambio de tu puerta de portal y necesitas que te proporcionemos un presupuesto sin compromiso, contáctanos.

PIDE TU PRESUPUESTO